Cómo superar el duelo

El duelo es el proceso gracias al cuál tratamos de asentar una pérdida que hemos vivido. No es necesario que una persona se haya ido de nuestra vida definitivamente y del plano físico -haya fallecido- para sentirlo. Puede ocurrir «solo» en nuestro plano mental y en nuestro día a día que ya es mucho. 

Además, no solo hablamos de relaciones con otras personas, también necesitamos de un periodo de adaptación cuando perdemos por ejemplo a una mascota a la que teníamos mucho cariño o cuando nos vamos a vivir a otra ciudad; también si perdemos una parte de nuestro cuerpo en un accidente por ejemplo o incluso cuando sentimos que perdemos la salud. Cuando hablamos de «pérdidas» todas las  «pérdidas son válidas». 

¿Cómo se comportan las personas que atraviesan un duelo?

Las personas cuando atravesamos un duelo nos comportamos como «buenamente podemos», la mayoría de las veces pasa por sentimientos y emociones desagradables así como conductas o actitudes poco productivas. Piensa que en realidad lo que está ocurriendo es que un estímulo que antes te proporcionaba felicidad y emociones positivas  «ha desaparecido» o ya no te las va a proporcionar más. 

Se siente como un vacío que tienes por dentro, como un agujero negro que atrae para sí más cosas negativas. 

  • Si en tu día  a día normal tienes establecida una rutina saludable en cuanto alimentación, ejercicio y salud mental te resultará mucho más difícil llevarla a cabo. Ten en cuenta que tu nivel de motivación si normalmente está fluctuando entre un 6-8 derepende bajará drásticamente. 
  • Además, dentro del cuerpo y la mente humana todo está conectado por lo que anímicamente sentirás que tienes mucha menos energía, ganas y vitalidad.

¿Cómo aliviar la pena por la pérdida de un ser querido?

¿Qué es lo primero que tenemos que hacer siempre para solucionar un problema? Saber que el problema existe para poder poner de nuestra parte para solucionarlo. 

En este caso es igual, lo primero que tenemos que hacer es aceptar que nos sentimos como nos sentimos aunque como lo hagamos sea «fatal, perdidos, desorientados». Aunque la realidad de cada uno es diferente y pueden haber diversos engranajes mentales que de alguna manera nos «impiden sentirlo». Como por ejemplo un padre de familia cuya mujer ha fallecido y cree que lo mejor que puede hacer por sus hijos es mantenerse entero y no derrumbarse. Puede ser un padre o cualquiera que dentro de sí haya adquirido la figura de protector. 

La realidad, es que aunque nos cueste, muchas veces lo que más nos ayuda a nosotros mismos y a los que están a nuestro alrededor no pasa por hacer ver que somos más fuertes de lo que somos, sino por ser lo suficientemente valientes por mostrarnos tal y como somos. Y a veces, somos vulnerables. 

Este mismo padre de familia si en lugar de ocultar su tristeza la expresa en alto, estará ayudando a sus hijos a normalizar este acto y que así ellos también puedan hacerlo. Es más, esto permitirá crear una situación en la que todos se abran a compartir y quizá de esa manera se abracen, conecten más emocionalmente y se acerquen en el amor unos a otros. 

En Origen te ayudamos a afrontar el duelo 

La aceptación de la realidad, el ser capaces de encontrar la energía suficiente como para continuar a pesar de las dificultades, el entrenamiento en ser capaces de ver lo que sí que queda más allá de lo que se nos va; todo esto es algo que se trabaja y se mejora. 

Los datos dicen que un proceso de duelo puede durar desde 6 meses a dos años. La realidad es que cada persona y circunstancias son un mundo. Aunque es verdad que los sentimientos de tristeza persistente pueden resultar incómodos, hay parte de ellos que tenemos que aprender a abrazar. Es parte de permitirnos ser, cuidarnos y dejarnos ser como somos. Siempre es un buen momento para mejorar en el conocimiento de nosotros mismos y nuestras emociones. 

Por supuesto, si sientes que a raíz de una situación de pérdida pasa el tiempo y no eres capaz de afrontar la situación: te animamos a ser consciente de cuál es tu estado de ánimo, ser valiente y pedir ayuda. Recuerda que cuentas con una primera consulta totalmente gratuita con nosotros para que nos puedas explicar tu caso a fondo y te expliquemos cómo podemos trabajar sobre él. Juntos, lograremos aprender de este proceso, aceptar la situación y salir adelante en la vida. 

Deja un comentario