PIDE CITA
iso9001

Regula tu sexualidad y disfruta de una nueva etapa

Trastorno orgásmico femenino

En Origen te ofrecemos el tratamiento psicológico para el Trastorno Orgásmico Femenino más reconocido y avalado por los Organismos Internacionales. Basado en la terapia cognitivo-conductual, el tratamiento consigue resolver tus temores sexuales, mejorando tu vida sexual.

¿Qué es el Trastorno Orgásmico Femenino?

El Trastorno Orgásmico Femenino se caracteriza por la ausencia o retraso constante del orgasmo aún cuando se está sexualmente excitada. También conocido como Disfunción Orgásmica, puede generar malestar psíquico en la persona que lo padezca y crear problemas en sus relaciones interpersonales.

TRASTORNO ORGÁSMICO FEMENINO

¿Eres la persona indicada para este tratamiento?

Este tratamiento puede beneficiarte si no puedes lograr un orgasmo, éste se retrasa constantemente o tienes orgasmos insatisfactorios.

SÍNTOMAS

  • En las actividades sexuales –coito o masturbación-, aún en estado de excitación normal, no logras el orgasmo
  • Te preocupa llegar el orgasmo y el no conseguirlo genera en ti sensaciones de displacer
  • Esta circunstancia repercute en tu estabilidad emocional, presentando sensaciones de culpa, frustración y/o vergüenza

Resultados de los tratamientos para el Trastorno Orgásmico Femenino

  • Mejorarás el deseo sexual y las relaciones sexuales
  • Aprenderás a ser asertiva con tu intención sexual
  • Mejorarás la confianza y la intimidad en las relaciones de pareja
  • Adoptarás una actitud positiva en relación al sexo, aprendiendo acerca de la estimulación y respuestas sexuales

Tipo de tratamiento para el Trastorno Orgásmico Femenino

Tratamiento psicológico sexual. Terapia cognitivo-conductual

Tipo de tratamientoPsicológico
En qué consisteEs un tratamiento psicológico en el que entrenarás y pondrás en marcha las estrategias y herramientas necesarias para conseguir el orgasmo y la satisfacción sexual.

Basado en la orientación cognitivo-conductual, por lo que el tratamiento contempla la intervención en tres áreas: los pensamientos, las emociones y el comportamiento.

Mediante la modificación de ciertos aspectos en cada una de las tres áreas, observarás una mejora progresiva en la calidad de tus relaciones sexuales.