Fertilidad y psicología. Fases donde el apoyo psicológico resulta muy positivo

Es cierto que el diagnóstico de infertilidad/esterilidad puede suponer una alteración emocional, surgiendo sentimientos de desesperanza, tristeza, confusión, etc.

Cuando una pareja o madre soltera decide someterse a un proceso de fertilidad, vive un sin fin de emociones y sentimientos que deberá gestionar de la mejor forma posible. Sin que dichas emociones resulten un impedimento a la hora de conseguir el fin último: el embarazo.

Desde la aceptación del resultado, a la finalización del proceso de fertilidad, es muy positivo recibir un apoyo psicológico. Te contamos las diferentes fases que vive una persona que se somete a un proceso de fertilidad y cómo un profesional psicológico puede ayudarle.

 

Fases donde el apoyo psicológico resulta muy positivo

1. Comienzo del proceso de fertilidad

Tomar la decisión de comenzar un proceso de fertilidad no es fácil. La pareja asimila la nueva situación, habla con sus familiares… Sufre un continuo estrés y miedo, que puede llegar a afectar a las hormonas de la fertilidad.

Cobra gran importancia la ayuda de un profesional psicológico para darnos las pautas que reduzcan el estrés y nos ayuden a relajarnos. Favoreciendo así, las posibilidades de fecundación.

 

2. Fase de espera

Esta fase dura desde la transferencia del embrión hasta la prueba de embarazo. Es llamada coloquialmente como la betaespera. Es la fase donde mayor estrés se vive. La pareja se siente ansioso, expectante y con miedo de no recibir la noticia que esperan. Son tales sus deseos de quedar embarazados que les cuesta seguir con sus actividades diarias y sólo piensan en que llegue el día de la gran noticia.

Esta fase es complicada, los pacientes tienen que relajarse en la medida de lo posible y mantener la calma. El estrés puede afectar a la consecución del tratamiento negativamente.

 

3. El resultado es negativo

Cabe destacar que, aunque el primer ciclo de tratamiento obtiene mejores resultados, los intentos múltiples mejoran la probabilidad de conseguir un embarazo.

Por lo que las personas que reciben un resultado negativo, suelen abandonar el tratamiento, por el nivel de carga emocional que les cuesta gestionar.

El apoyo psicológico en esta fase es de vital importancia para reducir la tasa de abandono y por consiguiente aumentar la tasa de embarazo.

 

 

Beneficios que obtenemos con un apoyo a la fertilidad

Gracias al apoyo que recibimos mientras vivimos un tratamiento de fertilidad, conseguimos grandes avances en nuestras emociones.

Ganamos mayor autocontrol emocional, seremos capaces de evitar pensamientos negativos, reforzando un mayor optimismo y cooperación con el tratamiento. Además, podrás comprobar una mejora en tu relación de pareja.

Disminuiremos los niveles de estrés, ansiedad y depresión, mejorando así los niveles de estabilidad hormonal.

 


Si estás intentando quedarte embarazada y te gustaría recibir un apoyo a tu fertilidad, puedes ponerte en manos de nuestros profesionales psicológicos para obtener el resultado que esperas y conseguir que tu sueño se haga realidad. Te informamos sobre nuestros tratamientos aquí.

Deja un comentario