Divorcio post-vacacional, ¿cómo puedo evitarlo?

Descubre cuáles son los motivos de este tipo de divorcio y como evitarlo.

Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2021 se produjeron 86.851 divorcios, aumentando así en un 12,5% respecto al año anterior. Cabe destacar que, en la mayor parte de los casos se producen en los meses posteriores a vacaciones de verano, navidad y pascuas, según las estimaciones de los abogados encargados de tramitarlos.

Este es el concepto que conocemos como divorcio post-vacacional.

A continuación, hablaremos de las principales causas que provocan dichos divorcios así como acciones a realizar para que esto no llegue a ocurrir o en caso de estar en proceso, «dar marcha atrás» y poder seguir compartiendo vuestras vidas juntos.

Principales causantes del divorcio post-vacacional

 

Te contamos cuales son las principales causas del divorcio post-vacacional

Sorprendentemente, como hemos mencionado antes, los divorcios se producen en su mayoría en épocas post vacacionales cuando estos períodos deberían de provocar un efecto totalmente contrario ya que sirven para disfrutar de la familia y salir de la rutina y el estrés del trabajo.

Los principales motivos que hacen que se planté el divorcio son los siguientes:

  • Elección del destino de las vacaciones, ya que en muchas ocasiones dicha elección acaba en conflicto por preferencias sobre el destino a elegir.
  • Roces con la familia política, debido a que se pasa más tiempo con la familia de la pareja y puede dar lugar a conflictos de entendimiento.
  • Pasar mas tiempo juntos de lo habitual, suele generar mayor sensación de irritabilidad e intensidad si la pareja no está acostumbrada a pasar demasiadas horas y días juntos.
  • Infidelidades que surgen por el aumento del tiempo libre y de la ociosidad.
  • Bajo costo de separación en España, ademas de una fácil y ágil tramitación.
  • «Síndrome post-vacacional», causante de depresión y estrés por la vuelta a la rutina y que a su vez puede provocar la ruptura.

Algunos matrimonios deciden tener una convivencia rutinaria durante toda su relación, pero en muchas ocasiones el tomarse unas «vacaciones» pueden acabar en vacaciones que les han llevado al límite del divorcio y por ello dejan de compartir sus vidas juntos.

Tips salvavidas para evitar el divorcio post-vacacional

Te ofrecemos una serie de tips que te ayudarán a evitar caer en el divorcio post-vacacional

Como sabemos, a parte de afectar a ambas partes de la relación, también afecta al resto de la familia, ya sean padres, hijos… Por ello, hemos reunido algunos de los mejores consejos para salvar ya sea una relación de pareja o un matrimonio de una posible ruptura, ya que no todas las relaciones son iguales.

Es muy importante planificarse, es decir saber qué se va a hacer y llevar a cabo una pequeña organización previa a las vacaciones para evitar conflictos.

A su vez, de la mano de la planificación podemos encontrar el reparto de tareas. De este modo, evitaremos cualquier tipo de discusión, ya que cada uno sabrá cuál es su labor o cuál será la ayuda que tendrá que proporcionar.

Para que lo mencionado anteriormente sea fluido, es fundamental que reine la generosidad mutua. Este concepto consiste en trabajar para que exista una comunicación activa para que así, todos los miembros se sientan integrados, escuchados y sobre todo respetados. El respeto es un factor muy importante ya que es una muestra de afecto hacia el resto de personas.

Como hemos mencionado, las etapas vacacionales se suelen pasar con la familia, y en varias ocasiones  provoca una sensación de irascibilidad si se está más acostumbrado a la rutina. Por ello, es conveniente dedicarse tiempo. Pasar tiempo con los suegros, hijos… es también valioso, pero cuando queremos avivar nuestra relación de pareja o matrimonio es crucial pasar ratos íntimos juntos, incluso a modo de «escapada». Asimismo, debemos de tomarnos tiempos para nosotros mismos, momentos de silencio y de cuidado personal.

Para lograr cumplir todos estos tips debemos de trabajar para tener buenos diálogos y crear entornos de afecto. De este modo, conseguiremos evitar cualquier tipo de discusión y lograr así poder disfrutar de una relación sana y feliz.

¿Y si…?

Cuando las partes no se ponen de acuerdo, se puede acudir a terapias de pareja que, en varias ocasiones resultan bastante efectivas si ambas partes trabajan para lograr salir del bache en el que pueden llegar a hundirse.

Si por el contrario la separación es inevitable y no hay solución, ¡no es el fin del mundo! habrá que pasar el duelo y seguir viviendo. En clínicas Origen, nos ocupamos de tu salud mental pero sobretodo de tu felicidad y por ello contamos con especialistas que te ayudarán a llevar la el divorcio de la mejor forma y de acompañarte durante todo el proceso.

¿Vidas? Solo una. ¿Relaciones? Millones 😉

No te lo pienses y acude a cualquiera de nuestras clínicas, te recibiremos con los brazos abiertos.

Deja un comentario

ocho + once =