Crea tu propio plan de mejora personal

 

Todos podemos poner de nuestra parte con pequeños gestos en nuestro día a día que marcarán una verdadera diferencia en cómo nos sentimos con nosotros mismos y nuestra vida, incrementando nuestro bienestar. Hoy hablamos de mejorar de manera personal. ¿Por qué? Porque a todos nos hace sentirnos bien avanzar hacia una mejor versión de nosotros mismos y todos podemos hacerlo. 

¿Es posible una mejora personal y profesional?

Siempre es posible mejorar, sea cual sea la circunstancia personal en la que estamos involucrados hay algo que podemos hacer para sentirnos mejor en ella. 

Una de las herramientas que más nos gusta utilizar con nuestros pacientes de Clínicas Origen es la rueda de la vida, que nos ayuda a tomar consciencia de la valoración que le damos a las diferentes parcelas de nuestra vida. ¿Del 1 al 10 cómo catalogarías cada una de estas áreas de tu vida?

Estaría bien que fueras una a una y después realizaras la media de todas ellas. Por si tenemos olvidadas las reglas básicas de las matemáticas bastará con que sumes la valoración que has dado de todas ellas y la dividas entre 10 (número de áreas totales que aparecen en la ruda). 

¿Cuál es tu puntuación? ¿Sobresaliente?, ¿Notable?, ¿Bien? o ¿Suspenso? La parte buena es que sea cuál sea tu puntuación podemos mejorarla para incrementar así tu bienestar, sensación de crecimiento personal y plenitud contigo mismo y la vida. 

Áreas de mejora personal

Dentro de las diferentes áreas de mejora personal nos encontramos:

  • Sueño: el momento en el que tu cuerpo y mente duermen es un momento de mucha actividad para tu cerebro. Es cuando tiene tiempo de reparar todas las áreas dañadas, así como consolidar aquellos sucesos que han ocurrido a lo largo del día que le parece relevante almacenar en la memoria. 
  • Alimentación: eres aquello de lo que te alimentas. Las partículas que te forman están hechas gracias a los ladrillos que te crean y estos se alimentan de aquello que tu ingieres. 
  • Amistades: somos seres sociales por naturaleza. Todos necesitamos vincularnos para sentirnos protegidos, queridos y parte de un grupo. Dentro de las amistades habrá momentos en los que tengamos que tomar decisiones difíciles como alejarnos de ciertas personas y otros en los que será enriquecedor atrevernos a desarrollarnos en relaciones nuevas. 
  • Ocio: ¿para qué está la vida si no es para disfrutarla? recuerda que aunque avancemos en edad, en esencia seguimos siendo niños y el jugar nos ayuda a desarrollar capacidades que nos harán sentir bien. 
  • Salud física: si nuestra mente es un maestro, nuestro cuerpo es la máquina que nos permite realizar acciones en este mundo. Si uno u otro falla, lo notaremos en nuestra felicidad, salud y bienestar. 
  • Trabajo/estudios: los estudios o nuestro trabajo tiene como fin proporcionarnos herramientas para poder subsistir en este mundo. Es importante sentirnos plenos en esta actividad que tantas horas reclama, reconocidos y en crecimiento. 
  • Familia: las relaciones que se dan en nuestro círculo familiar son las primeras que desarrollamos y tienen una gran influencia en cómo nos desarrollamos como personas. Encontrar los patrones que hemos adquirido gracias a estas relaciones y mejorar la calidad de estas es algo que nos enriquecerá. 
  • Amor: todos queremos dar y recibir amor. Dentro de las relaciones amorosas a veces sentimos que recorremos largos caminos empinados, pero aprendiendo a querernos de verdad a nosotros mismos veremos que esta parcela de la vida que parece tortuosa se muestra exhuberante, llena y rica. 
  • Bienestar personal: sentirnos agusto con quién somos, con cómo nos relacionamos con el mundo y con las decisiones que hacemos en nuestro día a día. 
  • Desarrollo personal: encontrar cuáles son tus metas y trabajar por llegar a ellas, superar adversidades y potenciar tus competencias y fortalezas. ¿Cuándo quieres empezar?

Otra buena noticia es que irás viendo que a medida que trabajes en este plan de bienestar con tu psicólogo gracias a potenciar cada una de estás áreas irás encontrando beneficios en las demás. 

Por ejemplo, si parte del foco que marcaras con tu psicólogo es mejorar el hábito que tienes (o aún no tienes pero tendrás) de cuidar tu salud física haciendo cierta cantidad de deporte de manera semanal, irás viendo que tu calidad de sueño va mejorando. Además, cuanto más descanses, más energía tendrás durante tu día a día que podrás invertir en nutrir tus amistades u ocio. Y así, con todas. 

Plan de bienestar personalizado

La suerte de contar con un profesional de la psicología del desarrollo personal y coaching en tu día a día lo verás en todos los aspectos de tu vida. 

Plan de mejora personal

Te ayudará a tomar consciencia del estado actual en el que te encuentras con tu vida y contigo mismo. Además, te facilitará que te sientes a pensar sobre tu presente, pero también sobre tu futuro ¿hacia dónde quieres dirigirte? Y, entonces poco a poco os dirigiréis hacia ese nuevo presente que será mucho más completo que el pasado. 

Podemos aprender a vivir la vida de una manera diferente de la que lo estamos haciendo. Tenemos el potencial de cambiar, de transformarnos a nosotros mismos y encontrarnos con una mejor versión. 

¿Por qué es importante trabajar en nuestra mente? Porque entender cómo funciona la máquina que orquesta nuestra vida nos dará las alas que necesitamos para volar en nuestro día a día. 

Muchas veces iremos re-aprendiendo cosas que aparentemente son muy sencillas, como el valor de parar, respirar y relajarnos; pero que en nuestro día a día olvidamos y a la larga nos pasa factura. 

Contar con un profesional al lado que nos ayuda, impulsa y enseña a utilizar las herramientas que necesitamos para poco a poco incorporar estos cambios en nuestra vida, será la clave del éxito.

Deja un comentario