Megarexia: La obesidad no reconocida.

mujer obsea mirándose al espejo y viendose delgada dibujo

¿Qué es la megarexia?

La obesidad no reconocida. Pilar Conde, psicóloga y directora técnica de Clínicas Origen, habla sobre la megarexia en El País, una conducta que consiste en que una persona con problemas de sobrepeso se vea delgada, esbelta o con una forma física adecuada. ¿Estamos ante una moda o un trastorno? Se trata de una alteración de la percepción del esquema corporal y un trastorno psicológico de la conducta alimentaria que puede traer importantes consecuencias para la salud.

El término fue descubierto por el Dr. Jaime Burgos en 1992. Aunque no aparece en las últimas guías de codificación de enfermedades mentales, son muchos los expertos en nutrición que apoyan su existencia y alertan de sus peligros. Es un desorden bastante menos conocido que la anorexia nerviosa o la bulimia, pero con consecuencias igual de graves para la salud.

Síntomas de megarexia

¿Cómo saber si un megaréxico lo es? En primer lugar, porque no es consciente de su obesidad. Llevan una vida sedentaria, tienen malos hábitos alimenticios, comen sin control alimentos poco saludables y muy calóricos. No les gusta mirarse al espejo ni salir de compras. Odian pesarse y evitan las básculas.

Ocurre en ambos sexos pero más en mujeres de entre 20 y 30 años. Aunque no haya una causa específica, influyen diversos factores psicológicos como la falta de autoestima o la poca confianza en uno mismo. 

Nuestra psicóloga y directora técnica de Origen nos habla de la también conocida “fatorexia” (distorsión total entre el peso percibido y el peso real) podría ubicarse dentro de las alteraciones de conducta alimentaria y percepción de la imagen. “Quienes no son conscientes de su obesidad sufren un claro problema psicológico”. Según Pilar, las consecuencias pueden ser nefastas como la anemia o diversas enfermedades graves como la diabetes, hipertensión o problemas cardiovasculares. 

¿Cómo se combate contra la megarexia?

El tratamiento para una persona megaréxica tiene que llevarse a cabo desde una perspectiva psicológica y muchas veces también psiquiátrica. En la mayoría de los casos, la persona no reconoce su problema por lo que el abordaje psicoterapéutico es básico.

Como se ha mencionado anteriormente, la gran mayoría de las veces se requiere una intervención por parte del psiquiatra, ya que la megarexia puede ir unida a estados depresivos y ansiosos. Nuestra experta Pilar afirma que el apoyo psicológico es vital ya que refuerza las nuevas rutinas nutricionales y ayuda a que se cumplan.

 

Deja un comentario