¡S.O.S! ¿Ruptura de pareja?

Lo primero que tenemos que saber es que dejar una relación ‘nunca es fácil’. Es una situación complicada donde tenemos que lidiar con muchas emociones. No es un período estable donde estamos en una zona de confort o cómoda. Es un período en el que las emociones están a flor de piel, así como la mente pensante, las dudas, las posibilidades y las proyecciones futuras. Pero como toda crisis y todo cambio, cuando aprendemos a llevarlo, nos abre un mar de posibilidades. 

Parar, analizar

Existen dos posibles motivos, pero sea cuál sea el motivo el trabajo para llegar a él siempre es el mismo: escucharte y trabajar contigo mismo. 

Tanto como si eres tú el que te has dado cuenta de que en este momento de tu vida algo dentro de ti te dice que tienes la necesidad y que creceras, aprenderás y te sentirás más libre dejando que los caminos de quien ha sido tu compañero y tú se separen. Como si ha sido la otra persona la que lo ha sentido y te lo ha comunicado verbalmente o con sus acciones (o no acciones). 

El trabajo comienza en concederte tiempo de meditar, explorar y analizar cómo te sientes. 

Comunicar

En el momento que entiendes cómo te estas sintiendo y por qué – o a medio camino de comprenderlo-, comunícate. Expresarlo te ayudará a ir desgranando lo que tienes dentro. 

A veces sentirás que tienes que comunicárselo a la persona en alto. Cuando no estamos tan acostumbrados a la expresión verbal puede ser una buena idea escribirlo o al menos tener apuntado de manera esquemática los diferentes puntos que nos gustaría tratar. 

En ocasiones sentiremos que la otra persona tiene que escuchar eso, otras veces podremos apoyarnos en nuestros amigos para expresarnos o leerle el borrador y así nosotros reforzar lo que queremos expresar y, también nos ocurrirá que en ocasiones nos demos cuenta que a quién le ‘debemos’ esa conversación es solo a nosotros mismos. 

Expresar nuestras necesidades

El trabajo de concederte el tiempo de parar, explorar dentro de ti qué sientes sobre la situación presente que vives e inspeccionar hacia dónde quieres ir es un trabajo muy potente. Contar con el acompañamiento de un psicólogo en este camino será como un coach personal que te ayude a entender qué es lo que realmente estás sintiendo y avanzar hacia lo que en el fondo quieres más allá de las dudas. 

Nuestro consejo es que no te dejes nada dentro, encárgate de exponer todo aquello que querías pero no recibías y también aquello en lo que sientes que tú podrías haber dado más o actuado mejor. Recuerda que las relaciones son las situaciones más potentes para explorarte y mejorar. ¡La próxima vez, estarás más completo, te entenderás mejor y al no cometer los ‘errores’ de esta vez disfrutarás mucho más!

Agradecer

Sin duda uno de los ejercicios indispensables para sanar las pérdidas es agradecer todo lo bueno que te han aportado. Es normal tener una oleada de emociones y sensaciones. Sentirte triste, llorar -tenemos que concedernos el expresarlo-. Pero encargate de  poco a poco al ir  focalizándote en todo lo bueno que ‘se queda atrás’  agradecer por ello. Es una historia que has vivido, has sentido y te ha hecho sentirte vivo y evolucionar. Habrá errores y aprendizajes, pero tú ya no eres el mismo después de esta historia, el recuerdo siempre estará en ti. 

Focalízate en todo lo bueno después de haber reparado en aquello que aprenderás para la próxima. Será una manera de ‘liberarte’. 

Rehacer

¡Comienza tu nueva vida! Aunque al principio tus niveles de energía puedan estar en depósito. Intenta cuidarte en todos los aspectos: tu alimentación, descanso, ejercicio y aquello que le das a tu mente para consumir en su día a día. 

Es un buen momento para comenzar o mantener pequeñas rutinas saludables. De concederte más tiempo de calidad a ti mismo. Son etapas, volverás a sentir y enamorarte por otra persona. Concédete tu tiempo pero nunca dejes de creer en ti y en el amor que nos conecta. ¡Siempre merece la pena! 

 

7 comentarios en «¡S.O.S! ¿Ruptura de pareja?»

  1. Justo estoy pasando por una ruptura, y por primera vez en mi vida estoy compartiendo mis emociones con mis amistades y me está ayudando muchísimo, me siento muy arropada y a gusto. También, a raíz de la ruptura, me doy cuenta de los aspectos que debo trabajar en mí misma que han deteriorado la relación, como mi autoestima y mis habilidades de comunicación. Este post me viene muy bien, muchas gracias!

    Responder
    • Hola Alejandra!

      Enhorabuena por los pasos que estás dando y por estar atreviéndote a compartir tus emociones con tus amistades y ahora también con nosotros. Es muy valiente e inteligente el trabajo que estás haciendo, inspeccionando en ti aquellos aspectos que quieres mejorar, te traerá grandes frutos. Nos alegra mucho que te sientas arropada por nuestras palabras y que te hayan sido útiles. Gracias a ti por compartirlo 🙂

      Responder
  2. Buenos días,
    Llevo un mes ya desde que mi mujer decidió separarse de mi por distintas razones, hubo muchas discusiones y con dos niñas por medio no era lo adecuado para la convivencia.
    Sé que cometí errores y fui egoísta en ciertos momentos, de verdad que no supe verlo y ahora al estar solo siento que me he quedado vacío y roto, no pensé que me golpearía tan fuerte esta separación, no se si sea definitiva o no, ella me dice que está muy dolida y resentida conmigo. Siguiendo consejos he decidido dejarla a su aire y darle su espacio y que respire y no vernos mientras sigue terapia con su psicologa. Es duro ir a ver a mis hijas y tener que despedirme. El día a día me está hundiendo y por mas que trate no me distraigo del todo ni me concentro en mi trabajo. De verdad que no se que hacer. La quiero con todas mis fuerzas tanto como a mis hijitas, las extraño y sin ellas siento que se me va la vida.

    Responder
    • Buenos días Raúl,

      Nos alegra mucho leerte y queremos agradecerte muchísimo que te hayas abierto así con nosotros.
      Sin conocer más de la historia y en base a tus palabras solo podemos decirte que es muy valiente e inteligente por tu parte haberte dado cuenta de ‘errores’ que crees que has cometido. Cuando dices ‘no supe verlo’ notamos culpabilidad en tus palabras, te aconsejamos que mejor que culpabilidad lo enfoques hacia la responsabilidad y tu poder de cambiar las cosas en tu presente o futuro y no torturarte por el pasado porque el Raúl de ese momento lo hizo lo mejor que podía con las herramientas que tenía.

      Es muy acertado que tu mujer esté asistiendo a terapia psicológica, ¿te has planteado comenzar tú también? Será un refuerzo, un apoyo y te ayudará a aclarar tus sentimientos, expresarlos y tomar acciones adecuadas para ti mismo.

      Como ejercicio podrías escribir sobre aquellas cosas que sientes que habrías podido mejorar que ahora sí ves y preguntarle a ella si quiere que compartas esos pensamientos con ella o prefiere respetar el contacto cero. Sin más información es difícil aconsejarte, esperamos que nuestras palabras te ayuden y aquí estamos si lo necesitas.

      Mucho ánimo y a trabajar en ti, sea como sea esta situación pasará y es una maravillosa oportunidad para conocerte mejor a ti mismo.

      Un abrazo

      Responder
  3. Gracias por vuestra respuesta.
    Llevamos 10 años juntos y tenemos dos niñas, una de 5 y pico y la otra de 2 y medio.
    Las discusiones en este ultimo año se incrementaron por tonterías, segun me dijo una amiga psicologa, nuestro gran problema fue la inmadurez tanto de ella como de parte mia. Ella arrastra un sentimiento de inseguridad y algo de desconfianza hacia mi, por diferentes motivos que le fui dando, nada grave. solo situaciones en las que me vi involucrado y siempre con sus respectivas aclaraciones y explicaciones pero que en ella quedaba y quedaba, eso, sumado a que volvimos a los celos tontos de mirarnos el movil, encontrar siempre algo que no nos gustara para reprocharlo, todo eso este año. el verano lo pasamos bien en familia, ella se quedó sin trabajo a partir de septiembre, la rutina, las niñas que una no se le despega, la otra la desafia, le contesta, etc. yo intervenia ya que la niña me ve mas como autoridad que a ella, sumado a que en vez de ser su apoyo, discutiamos y empeoraba la situacion, el ambiente se tornó raro, negativo y hasta toxico, cualquier cosa nos sentaba mal y discutiamos. hubo alguna que otra vez que sin llegar a lastimarnos (nunca pase esa linea roja de agredir) en el sentidos de faltarnos al respeto, empujones mutuos, jalones y todo eso. Llegó un punto en el que lo hablamos, que eso no deberia repetirse y así lo hicimos, las discusiones seguian y tmbn hablamos de no hacerlo delante de las niñas que eso no estaba bien y tal. Hubo una discusion una semana antes de la separación, en la que ella me dijo que no podia más, que tenia ya muchas cosas en la cabeza acumuladas y le dije te entiendo, tenemos que hacer algo pero ya. Le plantee irme uno o dos meses para respirar ambos y que se calmara la situacion, extrañarnos y todo eso, a ellas no le gustó la idea porque me dijo que dónde estaría, con quien y que se iba a comer mas la cabeza en lugar de respirar tranquila. Le planteé tmbn lo de buscar pscoterapia de parejas y le pareció bien. No se que pasó por mi cabeza esos dias que no lo busqué, deje pasar los dias me distraje y no lo hice, me arrepiento bastante de eso.

    Responder
  4. Ya que una semana despues llegó el dia en que nos separamos y me reprochó precisamente eso, que me contó su problema, lo que le pasaba y no hice nada, me importó poco o nada y la verdad es que aunque si me haya importado, no moví un dedo y deje pasar los dias. No se realmente que me pasó y por que me relajé de esa manera, yo siempre he estado a su lado cuando se sentía mal o cuando se resentía por algo, nunca fui frio con ella, lloraba con ella hasta que se le pasaba, soy muy cariñoso y tierno con ella y eso le gusta tmbn de mi, sabe cuanto la quiero pero estas cosas que nos han estado pasando pesa mucho. El dia de la separación, por la mañana hice un problema estupido, me comporté de una manera que no era normal. Iba a llevar a mi hija mayor al cole y le pedi que me trajera una barra de pan, ella compró por su cuenta aparte croasanes, cuando fui a la cocina, la vi preparando dos croasantes grandes y pensé que uno sería para mi, me hizo ilusion creer eso, pero no era así, se lo comenté y me dijo que pensaba que yo me prepararía algo con el pan que pedí, pero que si quería una y le dije que no, que gracias y me quede medio enojado en la cocina desayunando y ella en el salon, me vestí y me fui al trabajo sin darle un beso, ella se quedó con ganas de decirme algo y la deje con la palabra en la boca, esa tontería por mi parte fue la gota que colmó el vaso, por que me escribió que ya estaba cansada de lo mismo, que porq reacciono así, que ya estaba harta de estas cosas, que se iba donde su madre con ropa de la niña pequeña. Me vine volando del trabajo y efectivamente lo estaba haciendo. Para resumir los siguientes días de soledad, me sentí morir cada vez que llegaba a casa y no las veia, en su lugar veia soledad, oscuridad y desolación, me deprimí, estuve llorando en el suelo todas esas noches siguientes, no comi durante 4 dias, no queria ver ni la tele ni nada, solo llamaba a mi hermana y mi madre para buscar compañia y apoyo emocional. Tuve que buscarme algo para salir de alli porq me estaba volviendo loco, ellas volvieron a casa y los posteriores dias iba a verlas pero ella estaba distante y no queria que coincidiéramos.
    Hace dos semanas ya se dejaba ver, subia a ver a las niñas y de paso a verla a ella, la abrazaba, le besaba en la frente, algo que me gustó siempre hacer, y era receptiva, me abrazaba y besaba en la cara. Un sabado incluso comimos juntos en casa, hablando de muchas cosas y estuvo a gusto, hubo cariños e incluso nos besamos despues de un tiempo. pero luego a los dos dias me dijo que siguiendo consejos de su psicologa, y tmbn porque se sentía estancada quería que nos alejemos y nos demos espacio, sentia que no avanzabamos ni ella ni yo, que estaba como el primer dia, estaba muy dolida conmigo, lo acepté pero me dolió porque era lo que me daba la vida en estos momentos que estoy lejos de ellas, ahora ya no hay nada de eso y solo veo a las niñas, ya ni nos escribimos ni la llamo. No se si sea parte de la terapia pero ha guardado todas las fotos de casa donde estoy yo, se ha guardado el anillo que teniamos de comprometidos ya que pensabamos en casarnos mas adelante.

    Responder
  5. No pierdo las esperanzas en recuperar a mi familia y recuperar su amor, pero soy consciente que debo trabajar en mi mismo, cambiar eso que la fue alejando y mi forma de ser que tambien cambió con el pasar del tiempo, no fui así siempre. Tambien soy consciente que ella debe mejorar muchos aspectos, trabajar su inseguridad, sus impulsos de querer creer lo que no es, aceptar explicaciones y no ser tan orgullosa. La quiero con todas mis fuerzas, siempre la valoré y hasta el dia de hoy estando lejos de ella la tengo muy presente y me doy cuenta de cuan enamorado estaba y sigo estando de ella, la extraño muchisimo, pero es el dolor que le ha helado el corazon y ahora no siente lo mismo, esta muy dolida y no sabe si va estar mejor sola y solo preocupandose de sus hijas o si volverá a quererme. Por eso me encuentro así de mal, la incertidumbre tmbn me mata, el estar lejos de ellas, la soledad, los pensamientos que no se van. el remordimiento de haberla ido alejando por mis actitudes. me siento tan mal..

    Responder

Deja un comentario