¿El embarazo afecta a la relación de pareja? ¡Aprende a reforzarla!

Vivir un embarazo es una experiencia preciosa que todas las madres sueñan sentir. Pero también hay que ser consciente que dar vida a un hijo se convierte en un cambio a tu vida de forma global.

Es cierto, que la mujer es quien sufre todos los cambios físicos y hormonales, pero también tiene su impacto en la relación de pareja.

Mientras estás bien con tu pareja y todo fluye de una manera armónica, tu cuerpo y mente se sienten relajados, y más si estáis esperando un bebé.

Tener un hijo puede convertirse en una demostración para reforzar la relación de pareja, avanzar y crecer juntos.

 

La comunicación es la base de todo

Sentaros a hablar. Podéis exponer abiertamente todas las dudas, inseguridades y opiniones. Cuanto más habléis más confianza llegaréis a tener. No temas a abrirte y decirle todo lo que piensas, puede que su comportamiento se haya visto alterado y quieres que la relación vuelva a ser como antes.

Sé tolerante. Piensa que los cambios hormonales afectan significativamente al estado de la mujer, por lo que deberéis trabajar sobre esa adaptación y ser conscientes de los pequeños altibajos.

 

Deja que tu pareja te ayude

El embarazo es cosa de dos, por lo que los dos bandos de una relación tienen que dejar ayudarse. No puede llevarse todo las responsabilidades solamente uno, acabaría agobiado, aumentaría su nivel de estrés y acabaría pagándolo con la persona que menos culpa tuviera.

  • Id juntos a las visitas médicas y clases de la preparación del parto. De esta forma seréis partícipes de cualquier cambio y avance del propio embarazo.
  • Preparar juntos la llegada del bebé. Diseñar juntos la habitación del nuevo miembro de la familiar, elegid los muebles, colores de la pared, etc. Será una actividad muy beneficiosa para afianzar vuestra relación.
  • Repartid tareas. Una vez nacido el bebé, tendréis que prestarle toda vuestra atención. Podéis establecer una lista de tareas y repartidlas diariamente.

 

Es necesario recuperar la intimidad

Cuando la rutina de pareja cambia, es necesario fortalecer la relación. Buscar vuestro tiempo, proponer cosas nuevas, y sobre todo no dejarlo abandonado. Daros la importancia que os merecéis como pareja.

 


En definitiva, el embarazo y el posterior cuidado del bebé afecta a la pareja. Pero está en nuestras manos que ese efecto no cree discusiones o distanciamientos. Tener un bebé es el deseo de los dos y será una nueva etapa que afianzará aún más el amor de una pareja.

Si crees que necesitas un apoyo psicológico en tu fertilidad, porque no sabes gestionar tus emociones o tu relación de pareja. Puedes consultar más información sobre nuestro tratamiento. Nuestros psicólogos te enseñarán todas las herramientas y acciones para poner en práctica en tu día a día. Para que ser madre o padre se convierta en la experiencia más satisfactoria que haya hecho jamás.

Deja un comentario