EMDR, una de las terapias más avaladas para el estrés postraumático


El Estrés Postraumático se caracteriza por rememorar una y otra vez un acontecimiento que hemos vivido, esta forma de revivir puede darse a través de imágenes, sueños o recuerdos.
Los traumas pueden venir a las personas por distintos motivos, algunos graves como: un accidente, violencia de género, aislamiento o guerra y algunos pueden ser por experiencias como el bullying o la humillación.
Una de las terapias más recomendables para superar el estrés postraumático es el EMDR, esta novedosa técnica consigue superar este estrés a través de procedimientos estructurados. Es una terapia avalada por la Organización Mundial de la Salud que ha demostrado, también, ser efectiva en otros trastornos psicológicos.
La terapia EMDR utiliza la estimulación bilateral del cerebro usando métodos como el tapping o el movimiento ocular. Gracias a estos procedimientos nuestros psicólogos consiguen acceder a partes del cerebro donde está nuestra memoria traumática consiguiendo poder eliminar los bloqueos derivados del trauma y sanarlo.

¿Por qué es importante localizar el trauma?

Cuando una persona vive un hecho traumático y no lo procesa de una forma emocionalmente sana sus recuerdos pueden quedar bloqueados y no avanzar. Con la terapia EMDR el psicólogo va guiando al paciente a través de los prodecimientos estructurados a superar el trauma.

¿Qué resultados tienen las pacientes?

El EMDR está recomendado y avalado por Organismos Internacionales ya que es muy eficaz para aquellas personas con estrés postraumático. Con la técnica EMDR los pacientes ven reducida su angustia y malestar y van desbloqueando el trauma para recuperar su calidad de vida.

¿Puede ser una terapia positiva tras el confinamiento?

Es normal que tras la experiencia traumática que hemos vivido durante los últimos meses (aislamiento, soledad, miedo al contagio), muchas personas pueden estar presentando los síntomas antes nombrados, por lo que el EMDR sería una de las terapias a elegir en este momento.

Deja un comentario