Lotería de Navidad ¿No te ha tocado?

mujer rubia cruzando los dedos pidiendo suerte con fondo balnco gris claro

¿Qué habría sido de mi vida sí…?

El pensamiento contrafáctico se basa en la siguiente pregunta: ¿Quién no se ha parado a pensar alguna vez cómo habrían cambiado sus circunstancias si en vez de pasar una cosa, hubiese pasado otra o en vez de tomar una decisión, hubiese tomado otra distinta? Por ejemplo, si hubiéramos aceptado aquel trabajo que tanto prometía en el extranjero o si nos hubiera tocado la lotería estas navidades… Seguramente la mayoría se ha realizado, más de una vez, preguntas parecidas.

Según la psicóloga Pilar Conde, experta en coaching emocional, se trata de hipótesis que suelen ir acompañadas de una idealización de la realidad desechada. Es el llamado pensamiento contrafáctico, que suele darse más en personas inseguras. Estas, al sentirse culpables o insatisfechas por las elecciones realizadas, las meditan a tiempo pasado, manejando distintos escenarios para ellas, rozando incluso la fantasía.

¿Soy consciente de mi presente?

Si se invierte mucho tiempo en el pasado, explica la directora técnica de Clínicas Origen, se obvia el presente, por lo que dejamos de disfrutar de la vida. Incidir en algunos aspectos y decisiones de otro tiempo puede ocasionar malestar.

Aunque la fantasía, las suposiciones de lo que pudo haber sido, puedan emplearse para eliminar dicho malestar, a la larga, lo incrementa y lo enmascara.

Una práctica muy común en la mayoría de españoles que juegan a la lotería es imaginarse que harían con el dinero, en que lo gastarían, a dónde se irían de viaje o, incluso, si abandonarían su trabajo para no tener que volver a su oficina. 

Debemos diferenciar las ilusiones de las fantasías. Está bien jugar a la lotería (siempre con control) pero debemos darle la importancia que se merece. Nuestros pensamientos en Diciembre no deberían girar entorno a un décimo de la lotería ya que esto provoca una disminución de vivir la vida presente. Debes aceptar lo que tienes, ser consciente de tu presente y aprender a disfrutar de las pequeñas cosas. Debemos afrontar las dificultades y no supeditar la solución a la lotería o a actividades similares. 

Consejos para aceptar nuestra realidad

Pilar Conde nos aporta tres sencillos consejos para poder combatir el pensamiento contrafáctico y centrar los pensamientos en el presente. 

Trabajar el perdón:

Perdonarse por las acciones que se hayan realizado y de las que uno se arrepiente y se culpa es imprescindible. Esto nos permite poder vivir contentos y conformes con nosotros mismos. Debemos pensar que errar es de humanos y no podemos tener una penitencia tan larga.

Pensar en el presente

Cuando el pensamiento contrafáctico aparezca en nuestra mente, debemos desecharlo conscientemente para concentrarnos y dirigir nuestros pensamientos hacia el presente. Esto nos ayudará a centrar nuestros objetivos en un solo camino. 

Rodearse de nuestra gente

Tener una vida de ocio activo y rodearse de aquellas personas con las que nos sentimos bien es clave para superar este problema. Si compartimos nuestros momentos con la gente que nos quiere, conseguiremos aprender a valorar lo que ya tenemos. Y lo más importante, dejaremos de crearnos fantasías que nos alejan de nuestras oportunidades reales. 

 

 

Deja un comentario