¿Por qué es importante la educación emocional en las aulas?

Educación emocional

Comenzamos el 2022 y queremos hacerlo planteando un par de preguntas: ¿Es importante que la educación emocional se enseñe en los colegios? ¿Por qué es importante la educación emocional en la educación infantil o primaria?

¿Sabías que solo el 5% de los colegios en España ofrece algún tipo de herramienta sobre educación emocional a sus alumnos? 

¿Qué es la educación emocional? 

La educación emocional se considera al «proceso educativo continuo y permanente, que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales para capacitar para la vida y con la finalidad de aumentar el bienestar personal y social».

¿Por qué es importante la educación emocional en nuestros hijos? 

Para poder dar una idea aclaratoria de por qué nosotros creemos que es importante inculcar la educación emocional en todos los seres humanos del planeta, y por supuesto cuanto antes en su etapa evolutiva, mejor vamos a analizar los conceptos que hemos subrayado en negrita de la anterior definición. 

  • Desarrollo continuo y permanente: como seres humanos que contamos con un cerebro y sistema nervioso que media en la realización de nuestras tareas y gracias a lo cual podemos desarrollar diferentes facultades intelectuales, en realidad no tiene por qué haber un principio y un fin en nuestros procesos de aprendizaje. Podemos desarrollar, potenciar y perfeccionar «la máquina que llevamos (o nos lleva ella, según como se mire)» sobre nuestros hombros desde el minuto uno de nuestro nacimiento hasta el último momento de nuestra vida. 
  • Competencias emocionales: atrás en el tiempo queda la creencia de que razón y emoción son dos entes separados como también quedó que cuerpo y mente funcionan de manera independiente. Las capacidades emocionales como el autoconocimiento, entendimiento de nuestro lenguaje emocional, resiliencia, empatía y asertividad entre muchas otras no están separadas de nuestra parte racional. Nuestra mente está formada tanto por su lado racional como emocional y ambos actúan de manera conjunta por lo que es importante y prioritario darle cabida a ambos en el plano del aprendizaje. 
  • Bienestar personal y social: famosa es la frase «sé el cambio que quieres ver en el mundo» de Gandhi.  Los sabios filósofos de oriente defienden que gracias a los pequeños cambios que vamos haciendo en nuestro día a día dentro de nosotros, creamos una parcela más poblada de flores y frutos, y esa es la manera que tenemos de «contagiar», compartir y extender el bienestar a las parcelas de nuestros vecinos de enfrente.

Estos son unos de los motivos por los que pensamos que es importante potenciar esta faceta en los más pequeños de la casa. Porque estaremos ayudando a su crecimiento continuo, dotándoles de competencias emocionales que derivaran en su bienestar personal y de esa manera también en el bienestar social.

 Para qué sirve la educación emocional

El desarrollo de la educación emocional es una competencia que puede teñir con su color todos los aspectos de la vida de una persona. El conocimiento de cómo funciona la mente humana en general y cómo funciona nuestra propia mente en particular es la base sobre la cuál se pueden edificar los talentos y capacidades de creación de las personas. 

La importancia de la educación emocional

La diferencia entre una persona que ha entendido e incorporado a su conocimiento habilidades emocionales ante una misma situación puede ser por ejemplo:

  • Sentir ansiedad, no entender las señales de tu cuerpo ni por qué está pasando lo que está pasando y que esta ansiedad te paralice o;
  • Ser capaz de atender a las señales de tu cuerpo, profundizar en por qué estás sintiendo esa ansiedad y ser capaz de racionalizar si esa emoción está siendo coherente y «útil» en ese determinado momento o no. Además, de haber podido adquirir técnicas de respiración por ejemplo, que ayuden a que el sistema nervioso «deje de dar guerra» y entienda que lo que la mente ha interpretado como una situación de peligro, no lo es y pueda relajarse. 

 Cómo trabajar las emociones en la educación de los niños

Una de las primeras partes del cerebro humano que se desarrolla es la que involucra los aspectos emocionales, puesto que estos son inherentes a nosotros y vitales para nuestra supervivencia. Se desarrolla incluso antes de que lo haga la parte de nuestro cerebro que nos hace «más humanos» ya que nos diferencia de los demás animales que es la corteza cerebral, la que nos permite tomar consciencia de nuestras emociones y de alguna manera «jugar» con ellas. 

En los niños el trabajo de la educación emocional pasará por iniciarles en el entendimiento de su diccionario emocional. Realizar con ellos juegos y actividades donde les orientemos a categorizar las emociones, que sean capaces de retenerlas y memorizarlas y atenderlas. 

Se puede recurrir a la utilización de otras habilidades como la pintura o el dibujo y pedirles que dibujen lo que sienten o que realicen mímica acerca de cómo se sienten en ese momento o en algún otro momento que les ayudemos que les venga a la mente. ¿Puedes dibujar cómo te sientes cuando papá o mamá te dicen que te tienes que comer algo que no te gusta? ¿Cómo te sientes cuando juegas con tus amigos?

Cómo trabajamos la educación emocional en Clínicas Origen 

En Clínicas Origen sabemos lo importante que es la educación emocional, no solo de nuestros hijos y cómo contar o no con ella puede marcar la diferencia en todos los ámbitos de su vida. Que sean personas más conscientes de ellas mismas, más empáticas, se sientan y vean más capaces de enfrentarse a los obstáculos que irán apareciendo en su vida. 

Además, llevamos años volcados en la importancia que tenemos los padres como modelos para ellos. Una de las principales fuentes de aprendizaje es lo que se conoce como aprendizaje vicario, que es por observación. Igual que los patitos hijos aprenden a nadar en el estanque porque visualizan a la madre hacerlo, con los pequeños de la casa ocurre igual. Por eso os animamos, nunca es tarde para comenzar a entender nuestro propio diccionario emocional y atenderlo de manera efectiva. Creemos que es la manera de llevar a cabo la frase de Gandhi y ser nosotros ese cambio que queremos ver en el mundo y del que se nutrirá más gente; los primeros, qué mejor, nuestros propios hijos.

Es por eso que además de contar con programas enfocados específicamente a darles herramientas para el manejo emocional de los adolescentes  también contamos con programas enfocados específicamente a daros a los padres las pautas necesarias para entender y atender los cambios de vuestros hijos de la manera más adecuada y potenciar así el desarrollo personal y el  bienestar de vuestros hijos.

Deja un comentario