¿De qué depende nuestra autoestima?

La autoestima empieza a desarrollarse desde niños. En función a nuestro contexto, nuestras experiencias y las relaciones con los demás, creemos que las cosas son tal y como pensamos. Cuando algo no sale como esperamos, nuestra autoestima se tambalea. Pero, con las herramientas necesarias, podemos aprender de estas situaciones y restablecer nuestra autoestima.

mejorar la autoestima

¿Qué es la autoestima?

¿Cómo nos valoramos a nosotros mismos? ¿Cómo nos tratamos? Eso es la autoestima. Ni infravalorarnos, ni sobrevalorarnos. La clave de una buena autoestima es ser conscientes de nuestro valor, vernos y aceptarnos tal y como somos.

Entonces, ¿cuál es la verdadera naturaleza de la autoestima? ¿Se forma a partir de la aceptación y el valor que nos dan los demás? Si así fuera, todas las personas rodeadas de valoraciones positivas, tendrían una autoestima alta.

La base de la autoestima es la confianza en uno mismo. No depende de cómo somos valorados o juzgados por los demás, depende de cómo nos respetemos a nosotros mismos, de la visión que tenemos de nuestras características, valores, historia y contexto.

Independencia emocional, como clave de una buena autoestima

Aunque todo el mundo tiene un mínimo de autoestima – sin ella no seríamos capaces de protegernos ni defendernos- cuando los niveles de autoestima son bajos, se ve afectada nuestra forma de interpretar y entender el mundo, además de nuestra manera de ser y de relacionarnos con los demás.

Por lo tanto, nuestro objetivo sería lograr independencia emocional, ser felices por nosotros mismos. Disfrutar de nuestra compañía en soledad, al margen de la valoración ajena, ya sea positiva o negativa.

¿Cómo afectan las rupturas de pareja a la autoestima?

Cuando algo no sucede como esperamos, cuando nos encontramos ante una adversidad, nuestra autoestima puede verse afectada, más o menos, en función de cómo interpretemos ese hecho.

Pongamos un ejemplo. Ante una ruptura sentimental, podemos interpretarla como un fracaso personal, es decir, me ha dejado por cómo soy – personal o físicamente-, o podemos interpretarlo como algo circunstancial, por razones ajenas a mi persona. En el primer caso, mi autoestima se vería afectada. En esos momentos dependemos exclusivamente de nosotros mismos para sentirnos válidos. La pareja ya no está con nosotros para proporcionarnos la sensación de validez, y nuestra autoestima se tambalea.

Por ello, es importante que sepamos interpretar las situaciones, en este caso, las rupturas. No es un fracaso, ni es nuestra culpa. Muchas veces ha podido influir muchos factores que no dependen directamente de nosotros mismos.

No tenemos que depender de nadie para sentirnos válidos, porque nadie más que nosotros mismos nos cubrirá esa necesidad. Entonces, aunque tener pareja cubre muchas demandas afectivas, cada uno de nosotros somos únicos por nosotros mismos, independientemente de que en este momento de nuestra vida una pareja nos quiera.

¿Por qué es tan importante mejorar la autoestima?

Una sana autoestima no garantiza una solución a todos nuestros problemas, pero sí que nos ayuda a hacer frente a ellos de la mejor manera posible, confiando en nosotros mismos y en nuestra propia valía. Una correcta autoestima, hace que confiemos y nos responsabilicemos de nuestras decisiones y de nuestro bienestar emocional, sin delegar la responsabilidad en las circunstancias ni en otras personas.

Una baja autoestima nos pone más barreras cuando intentamos superar los obstáculos que nos encontramos en la vida. Por eso, conscientes de la importancia de tener una sana autoestima, en Clínicas Origen podemos ayudarte con nuestro tratamiento psicológico breve. La primera consulta médica es gratuita.

Deja un comentario